Brillantísimas actuaciones de Bulgaria y Aleksandra Soldatova

La campeona mundial Dina Averina, de Rusia, deslumbró con los ejercicios de pelota y mazas a los 8.500 espectadores que acudieron a la Gala Internacional de la Gimnasia Rítmica Euskalgym, celebrada con éxito desbordante en el Bilbao Exhibition Centre.

Uno de los varios momentos estelares lo protagonizó la selección de Bulgaria, cuyo quinteto titular, ganador del oro en el último campeonato del mundo, repitió en Barakaldo el exitoso ejercicio con cinco aros que le dio la corona universal, provocando gritos de ‘Bulgaria, Bulgaria’ y ‘bravo, bravo’.

Tuvieron papel destacado la campeona europea Arina Averina, la gran revelación del año, la israelí Linoy Ashram -ganadora de la Copa del Mundo- y la experimentada búlgara Neviana Vladinova, número 1 del ránking 2017, ambas manejando la cinta.

La rusa Aleksandra Soldatova, adorada por millares de fans, fue una espléndida intérprete en su papel de líder esta temporada de la World Challenge Cup y por ello se ganó el encendido aplauso del público.

Gustaron las actuaciones de Katsiaryna Halkina y Alina Harnasko (Bielorrusia) y Salome Pazhava (Georgia), así como los ejercicios de la rusa Ekaterina Selezneva con pelota y la búlgara Katrin Taseva –cumplió aquí 21 años- con un aparato tan difícil como las mazas; también las campeonas de Hungría y España, Alexandra Kis y Polina Berezina.

Muy estético y elegante el dúo masculino Gerard López-Rubén Orihuela, arriesgado el número de gimnasia acrobática con Jorge Navarro y Javier Martínez y brillante, brillante el show exclusivo para la Euskalgym ideado y protagonizado por la cuatro veces olímpica Almudena Cid, quien junto a las también olímpicas en el pasado Estibaliz Martínez. Lorena Guréndez, Tania Lamarca e Igone Arribas fueron homenajeadas por la nueva generación de gimnastas vascas.

Después de más de tres horas de espectáculo y arte sobre el tapiz, al cierre de la Gala, se desveló la sorpresa guardada con secretismo: Melani, la gimnasta y cantante de ópera que, con 10 años, ganó la última edición del programa de televisión La Voz Kids con una apoteósica aria de Turandot, que fue recibida y despedida con una explosión de entusiasmo juvenil.