6.000 ENTRADAS VENDIDAS EN CUATRO HORAS
Alrededor de 6.000 entradas fueron vendidas en las cuatro primeras horas tras la apertura de la taquilla electrónica para la XIV Gala Internacional de la Gimnasia Rítmica Euskalgym, que tendrá lugar en Barakaldo el sábado 16 de noviembre en las instalaciones del Bilbao Exhibition Centre.
Las localidades, que siguen a la venta vía internet, cuestan entre 20 y 40 euros, salvo las denominadas ‘entradas vip’, a 195 euros, que incluyen ubicación preferente, cena con las gimnastas y sesión fotográfica con ellas.
En la pre-venta reservada a los clubes de las distintas Autonomías fueron compradas 2.075 entradas. Debido a la demanda entusiasta de una enorme cantidad de clubes de toda España, la organización de la Euskalgym, para atender tantas solicitudes de participación, ha ampliado en un día las fechas del torneo nacional que habitualmente se disputa en torno a la Gala Internacional.
De esta manera, por primera vez, el Torneo Euskalgym de conjuntos se celebrará el viernes día 15 de noviembre a partir de las 17,00 horas en el Bilbao Exhibition Centre; continuará el sábado día 16 con hora de comienzo las 09,30 tanto simultáneamente en los escenarios del BEC y del Pabellón de Deportes La Casilla en Bilbao y concluirá el domingo con una macro-cita desde las 09,30 horas hasta las 19,30 en Barakaldo en las instalaciones del BEC.
En total, 25 horas de competición por equipos de todas las categorías, desde base o escolares a la más alta división. En 2018 más de 300 conjuntos actuaron en el campeonato, cifra que será superada este año.

Si tiene lugar en una ciudad proyectada al futuro, en evolución constante y con la sensación de estar de moda todos los días. Si el evento se celebra en un moderno coliseo para el deporte. Si cuenta con el aliento de gente entregada a la gimnasia, a la juventud y al respeto de los valores esenciales del fenómeno olímpico. Si acostumbra a celebrarse en noviembre. Si es una cita esperada aquí y allí, en los cuatro puntos cardinales.

Si cuando arranca el espectáculo se asiste a un desfile de figuras trabajadas, banderas, razas, maillots, maquillajes y mucho más. Si pueden ser vistas actuaciones individuales, de dúos, tríos, conjuntos de cinco. Si hay rítmica, gimnasia acrobática, circo. Estrellas del deporte compartiendo escena con niñas que son un ramillete de ilusiones. Cintas agitadas sin tregua. Mazas emparejadas volando. Pelotas botadas, rodadas o lanzadas. Aros domesticados, elevados y recogidos con pulcritud. Cuerdas manejadas en los laterales y en acciones tipo ‘boomerang’.

Si hay arte, belleza, disciplina, elegancia, seguridad, precisión, carácter, plasticidad, sentimiento, calidad, riesgo, pasión. Si la ejecución de movimientos enlazados matrimonia con el ritmo. Si durante la actuación, siempre aderezada por el estilismo y el carácter, surge la sonrisa. Si los cuerpos adoptan cambiantes formas y despiertan los sentidos y los elogios.

Si los aplausos surgen naturales fruto de la admiración, no hay duda. Se trata de Bilbao y Barakaldo, y de la Gala Internacional de la Gimnasia Rítmica Euskalgym. Ernesto Díaz

Expresión corporal con fines deportivos armonizada con notas musicales. Esta podría ser una definición simple de gimnasia rítmica, un fenómeno surgido en 1948 en la desaparecida URSS y cuyo desarrollo como rítmica moderna arranca en España el año 1972.
A caballo entre el deporte puro, el arte, el malabarismo y lo circense, tiene una dosis de contorsionismo con equilibrio y las exigencias de la destreza, pulcritud y sobriedad del ballet.
Rotaciones, rodamientos, impulsos, balanceos, círculos, lanzamientos, espirales, serpentinas, escapadas, movimientos en ocho, saltos, zancadas, manés, enrosques, recogidas, giros, vuelos, molinos, circundaciones, recepciones y más son algunas de las palabras que contiene el diccionario gimnástico.
Composición, corrección, dificultad, elegancia, en dedans, en dehors, expresividad, isolaciones, ligereza, media punta, melodía, originalidad, plié, polirritmia, seguridad… son parte del glosario. Todo esto y mucho más podrá ser visto y oído, intuido y regalado la tarde del sábado 16 de noviembre en el magno escenario del Bilbao Exhibition Centre, en la que se supone será una excepcional Gala Euskalgym.
En este 2019, la organización alcanza la edición número 14 de su brillante historial, camino de la cita olímpica de Tokio, por lo que será un magnífico muestrario preolímpico con la mejor gimnasia rítmica del momento y un ensayo de notable valor para las gimnastas, eso sí, sin la presión de las valoraciones por juezas y jueces al ser un evento no competitivo, únicamente puro espectáculo.
La Gala Euskalgym es un festival con proyección internacional, una fiesta para los sentidos al reunir exclusivamente a las mejores gimnastas del mundo, a las habituales en los podios, a las ‘stars’ que acostumbramos a ver por televisión en los Juegos Olímpicos, a las cosechadoras de medallas en los grandes eventos.
También ese 16 de noviembre será día de gloria para clubes, conjuntos e individualidades de la gimnasia rítmica vasca. Su enorme ‘gancho’ atraerá a miles de personas hasta el BEC en Barakaldo para vivir una jornada memorable, repleta de emociones. Ernesto Díaz

Bilbao volverá a ser en noviembre de 2019, día 16, centro mundial de la gimnasia rítmica, una capitalidad que bien pudiera ser de Nueva York, Roma, Londres, Nanking, París, Oslo, Tokio, Sydney, Moscú, Buenos Aires, Bakú, Seúl o Shanghai, por citar algunas de las grandes ciudades del mundo. Singularmente, este evento se gesta, desarrolla y celebra en Bilbao, un acontecimiento de rango internacional del que pueden presumir con justo orgullo Ayuntamiento, Diputación de Bizkaia y Gobierno Vasco y, por supuesto, sus organizadores técnicos con la Federación Vasca de Gimnasia a la cabeza.
Una cita deportiva en la que reina la técnica más depurada, la precisión, el estilismo, el ritmo, el color y la conjunción más potente. Todo un carrusel de lanzamientos, giros, saltos, desplazamientos por el tapiz, recogidas de aparatos, rodados… Virtuosismo, rico colorido, llamativas combinaciones de sonidos, efectos especiales, coreografía… Y como guinda, los apellidos más ilustres del firmamento gimnástico.
Un amplio programa de más de 200 minutos, shows con magia de alta escuela y conjuntos vascos con sobresalientes productos juveniles salidos de la cantera ‘made in Basque Country’, relanzada por el impulso generoso y serio de un programa diseñado por un destacado cuadro técnico y la pasión por la gimnasia.
La rítmica entendida como fenómeno deportivo –unión de expresiones del ballet, la gimnasia y la danza- es un ‘invento’ de los años 50, aunque sus orígenes más genuinos estarían a la altura del siglo XVIII y más recientemente en la Europa del Este allá por la tercera década del siglo XX.
El primer campeonato del mundo se organizó en 1963, su estreno olímpico se produjo en Los Ángeles y, en consecuencia, la primera campeona Lory Fung, de Estados Unidos, es ‘cosecha’ de 1984. Doce años después, España consiguió el primer oro olímpico en la modalidad de conjuntos. Tokio en el próximo 2020 volverá a acoger a la crema de la gimnasia rítmica, una especialidad que está en constante evolución en sistemas de entrenamiento, reglamentación y puntuación, y en capítulos tales como material, indumentaria, difusión e imagen. Ernesto Díaz